Joe Biden, el amante de la guerra

“Cuando me preguntaron sobre algún arma capaz de contrarrestar la bomba atómica, sugerí la mejor de todas, la paz”, Albert Einstein

Luego de que los reclamos por fraude electoral de Donald Trump no tuvieran efecto, el Colegio Electoral de los Estados Unidos, finalmente, ratificó a Joe Biden como presidente de los Estados Unidos y a Kamala Harris vicepresidenta, siendo la primera vez que una mujer ocupa este cargo en la historia del país norteamericano.

Foto: Computerworld

Biden fue el vicepresidente de Barack Obama en todo su mandato, desde 2009 hasta 2017. A pesar de haber ganado el premio Nobel de la Paz, Obama, quedó en la historia de los Estados Unidos como uno de los máximos mandatarios que por más tiempo tuvo a su país en guerra, incluso, comenzando conflictos bélicos contra Libia, Pakistán, Somalia y Yemen.

“La misión de la OTAN en Libia funcionó tal y como estaba previsto, costó un total de 2.000 millones de dólares, no se perdió ninguna vida norteamericana y la responsabilidad fue compartida entre varios. Este es el modelo”, había afirmado el actual presidente electo de los Estados Unidos tras el asesinato de Muammar Kaddafi, en octubre del 2011. Biden omitió hablar, en ese momento, de los civiles que fueron asesinados en las ofensivas de La Organización del Tratado Del Atlántico Norte (OTAN), liderados por Estados Unidos, que, a pesar de comprometerse a no atacar poblaciones civiles, incursionó en ocho ofensivas bélicas en territorios no militares que terminaron con la vida de al menos 72 personas, según detalla Human Rights Watch en un informe sobre esta avanzada.

A pesar de que las políticas intervencionistas y armamentistas de los Estados Unidos no revisten ideología, porque tanto presidentes demócratas como republicanos han bombardeado e intervenido en asuntos internos de diferentes países con total impunidad, suena paradójico que Donald Trump se retira de la “Casa Blanca” como el único gobernante desde 1980 en no iniciar una guerra.

El panorama no es muy alentador respecto a una transformación en la estructura bélica de los Estados Unidos. El mundo cada cuatro años está expectante sobre las posibilidades de un cambio en la Política Exterior del país norteamericano y que deje de ser el árbitro del planeta. Posiblemente Biden no sea ese cambio, o, al menos, no lo demostró siendo vicepresidente de uno de los mandatarios que más asesinatos registra en la historia de aquel país, Barack Obama.  

Foto de portada: Khalid Mohammed/AFP via Getty Images

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: