La paz puede costar la vida

“Que extrañas escenas describes y qué extraños personajes,

son iguales a nosotros”

José  Saramago, La Caverna.

Día tras día cientos de migrantes de diferentes lugares del mundo, especialmente de Haití y  de distintos países africanos, intentan cruzar el tapón del Darién, una selva que divide a Panamá  y  Colombia, para luego continuar el camino por Centroamérica y, finalmente, completar la travesía en busca  del  tan ponderado “sueño americano” llegando a los Estados Unidos donde, ellos creen, que tendrán mejores posibilidades de vida y escapar de la miseria y de las guerras que azotan a sus países.

Esta frontera es considerada una de las más peligrosas del mundo, dado que es, literalmente, como su nombre lo indica, un tapón de selva la cual, entre otras cosas, es utilizada por el narcotráfico y diferentes grupos ilegales para comerciar con países centroamericanos e incluso, al igual que los migrantes, poder llevar sus “negocios” a Estados Unidos por considerarlo un lugar más promisorio para realizarlos.

Tal es la importancia del Tapón del Darién que representa el 13% del territorio de Panamá y es una de las selvas más biodiversas del mundo y, además, es el único punto de todo el continente americano donde se corta la carretera Panamericana que va desde Ushuaia, Patagonia Argentina, hasta Alaska en los Estados Unidos. Si bien, tanto el gobierno panameño como el colombiano han expresado el deseo de completar los 100 kms. que faltan, hasta ahora, es un proyecto que parece inviable por la conservación de la biodiversidad.

Pero, para tomar dimensión real de lo que representa esta selva para los migrantes basta, únicamente, con ver los números. Según UNICEF, más 4.000 menores de edad, cruzaron esta selva en el 2019, de los cuales se estima que más de 50 han muerto en los últimos 5 años.

Este recorrido  incierto  que  muy frecuentemente en su extensión se cobra vidas de niños y también de adultos,  es tan solo una de las primeras y  dificultosas  etapas a las que los migrantes se tienen que enfrentar con tal de alcanzar ese anhelado “sueño americano”.

Por: Julián Rouvier

Publicado por Mundo In Focus

Periodista argentino en busca de pequeñas historias de este mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: