Recorriendo Armero 34 años después

El 13 de noviembre de 1985 fue una fecha que cambió el destino de Armero, pueblo del Tolima, Colombia, para siempre.

Tras la avalancha provocada por la erupción del volcán Nevado del Ruiz, casi todo el poblado quedó sepultado, y murieron más de 20 mil personas, casi la totalidad de la población.

Hoy en día, 34 años más tarde, la estructura de algunas casas de Armero siguen casi intactas y es posible vislumbrar e imaginar la arquitectura y planeamiento con el que se diseñó en aquel poblado. Cientos de turistas que cada año visitan este pueblo fantasma, se sientan frente a las casas, de la mayoría únicamente se puede ver la mitad o menos, y comienzan a representar en sus mentes, cómo habrán sido esas arquitecturas típicas de un pueblo colombiano de los años 80.

La tristeza y nostalgia de quienes siguieron en las noticias lo sucedido comienza a reflejarse en el rostro de los curiosos y curiosas que pasean por esas calles tan abandonadas y silenciosas, “se siente una energía fuerte en este lugar”, esboza una turista cerca del hospital San Lorenzo, del que únicamente se puede ver el último piso. La visitante luego de sentir esas fuerzas, comienza a darse cuenta que debajo de ella hay cuerpos de mujeres, hombres y niños que en el momento de la tragedia se encontraban ahí y fueron sepultados por la avalancha.

Una gran cruz blanca con la figura de Juan Pablo II, se destaca en el recorrido. En la misma, Karol Józef Wojtyła, nombre secular del antecesor de Benedicto XVI, oró por las víctimas el 6 de julio de 1986, días antes había declarado a la zona de la tragedia, “campo santo”. Su figura quedó inmortalizada frente a la cruz.

Otro de los sitios destacados es la tumba de la pequeña Omayra Sánchez, que al momento de la tragedia contaba con tan solo 13 años, lo destacado de esta joven es que ella sobrevivió durante 3 días con parte de su cuerpo atorado por los escombros de su propia casa. Una fotografía retratada por Frank Fournier dio la vuelta al mundo, mostrando la magnitud de la tragedia. Finalmente tras 3 días de extrema lucidez, Sánchez, murió de sepsis neumática

Más de 3 décadas pasaron desde el cataclismo, pero aun hay miles de desaparecidos que son buscados intensamente por los sobrevivientes, la fundación Armando Armero tiene un banco de ADN para finalmente poder hacer que los familiares se puedan reencontrar, ya han hecho que algunos puedan juntarse nuevamente, pero, el camino aun es muy largo.

Publicado por Mundo In Focus

Periodista argentino en busca de pequeñas historias de este mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: