El agua que mata

“¿qué mamas, triste criatura?

 ¿No sientes que, a mi despecho,

Sacas ya del flaco pecho

Por leche, la sangre pura?”

Miguel de Cervantes, La Destrucción de Numancia, 1585

Este extraordinario texto de Cervantes, escritor del magnánimo “Don Quijote de la Mancha”, refleja los momentos que tiene que atravesar Numancia por el asedio del imperio romano encabezado por Escipión. En la obra se refleja la hambruna y desesperación que la comunidad tiene que atravesar por el hostigamiento romano.

Más de 400 años después, esa avaricia colonialista tiene otro rostro pero produce las mismas consecuencias, reflejo de esto es la situación que se vive en La Guajira donde 4770 niños murieron entre 2010 y 2018 por desnutrición aun siendo una de las regiones de Colombia con mayor cantidad de recursos económicos, prueba de esto son los 313 mil millones de pesos que generó en regalías la empresa minera Cerrejón durante el primer semestre de 2018,  o las salinas de Manaure donde cada día se producen miles de toneladas de sal por mes que se venden a todo el país. A pesar de todas estas riquezas, La Guajira, ocupa el segundo puesto, detrás del Chocó, entre los Municipios de Colombia donde hay más personas en condición de pobreza extrema.

Pero para que este triste número y posicionamiento en relación a la pobreza se mantenga e incluso crezca no depende únicamente del saqueo de los recursos, la corrupción es un eslabón muy importante en esta cadena que se cobra tantas vidas de los habitantes de la Guajira y destruye los recursos naturales hasta el 2017 pasaron 12 gobernadores en 24 años en la región del norte del país, de los cuales algunos de ellos fueron condenados por distintos hechos, entre ellos, la corrupción.

A pocos kilómetros de Uribia, capital indígena de Colombia, y de Manaure, se encuentra la comunidad de Shiruria, cuyo sello distintivo es la contaminación del agua de pozo que utilizan para beber, alimentar a los animales e incluso que por medio subterraneo hidrata a los cultivos, esta agua contiene 80% de coliforme fecal lo que ocasionó desde enfermedades hasta la muerte 5 chicos.

Desde hace 16 años esta comunidad viene realizando diversas denuncias a la Defensoría del Pueblo, Ministerio de Salud y otras entidades relacionadas de Uribia, todas estas peticiones terminaron siendo desoídas y una vez más, como de costumbre en esta zona del país, la corrupción se cobró vidas y ocasionó daños irreversibles tanto para jóvenes como para adultos.

Publicado por Mundo In Focus

Periodista argentino en busca de pequeñas historias de este mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: